Esa sensación cuando quieres llorar y estás en público. Sientes como tu vista se nubla y no te deja ver, pero te haces el fuerte y te guardas todo.